Clases de natación para niños, aprendizaje

Clases de natación para niños, aprendizaje

niños aprendizaje natación

Las clases de aprendizaje comienzan entre los 2 y 5 años. Aquí los papás no tendrán que acompañarles al agua.

Las clases tienen una duración de 30 minutos en grupos de 5 niños – actualmente en el curso 2020-21 para adaptación de medidas de seguridad frente a la Covid19, el aforo ha sido adaptado a un niño por monitor, pendiente de revisión para el curso 2021/22-.

El profesor estará con ellos dentro del agua y otro monitor dará su apoyo desde fuera creando un clima de seguridad y confianza de modo que el aprendizaje sea más efectivo.

En este nivel aprenderán a ser autónomos en el agua, empezamos con ayuda de material auxiliar, que poco a poco iremos retirando para realizar desplazamientos sin apoyo, hasta conseguir plena autonomía.

Si quieres saber más sobre los beneficios que obtendría tu peque, haz click aqui.

Horarios y precios

Las clases de natación para niños son en grupos de cinco alumnos (aforo adaptado a normativa legal vigente por Covid 19: un niño por monitor), un monitor comparte con ellos, durante treinta minutos, sus experiencias dentro del agua, auxiliado por un compañero que vigila al grupo desde fuera.

Se les enseña a tener confianza en el agua, a flotar, bucear y avanzar sin ninguna ayuda, consiguiendo una mejora de su capacidad psicomotriz, mayor coordinación, agilidad, reflejos y fuerza, y todo esto ligado directamente a su salud física y a la mejora de sus relaciones personales con otros niños, así como con el medio acuático.

Como el nombre indica, es en este nivel donde los niños aprenden a nadar, tanto boca-abajo como boca-arriba. Para ello se debe crear un clima de seguridad y confianza ya que de esta manera el aprendizaje es más efectivo pues el niño disfruta.

Empezaremos pues con la familiarización para pasar a realizar ejercicios que van eliminando los apoyos del material auxiliar, trabajando flotación, respiración y propulsión, para con el tiempo llegar a una plena autonomía y poder realizar un largo de frente y otro a espaldas sin apoyo.

Es entonces cuando estaremos preparados para pasar al siguiente nivel de PRE-ESCUELA BAJA.

Los aspectos que debemos trabajar son:

 La familiarización: en esta fase es donde el alumno va a descubrir el agua, sus sensaciones y la relación con su cuerpo. La familiarización es fundamental, no solo en el medio acuático, sino con el entorno y las nuevas personas que se conocen al entrar en el recinto de piscina.

 La adaptación al medio: el desarrollo de la adaptación al medio acuático debe ser lúdico y en Bahía Madrid hacemos que los niños aprendan en el agua a través de los juegos, les hacemos participes de su aprendizaje, les motivamos. No debemos olvidar que los niños no son máquinas y que el aprendizaje en el agua no es magia, nuestro objetivo fundamental es la adaptación al medio acuático según el desarrollo individual de cada alumno.

 La respiración: es otro de los cambios importantes.

 La flotación: se modifica la sensación de gravedad, hay que aprender a moverse.

 La propulsión o desplazamientos elementales: sufren cambios, de hecho en la natación la principal propulsión son los brazos y no las piernas.

La piscina cubierta de Bahía Madrid tiene el agua a la temperatura adecuada para la enseñanza de los más pequeños, la calidad del agua se vigila y regula automáticamente utilizándose bromo en concentración mínima y ozono como desinfectantes.

NIÑOS, CLASE DE NATACION
NIÑA, AGUA, CLASE DE NATACIÓN, APRENDIZAJE
NIÑA, PROFESOR, CLASE DE NATACIÓN, APRENDIZAJE.

Dejar un comentario